jueves, 4 de junio de 2009

La excrecion humana: Fisiologia y anatomia

Anatomía


La excreción es el proceso por el cual el organismo elimina los desechos metabólicos del organismo. En el ser humano esta función está a cargo de diferentes órganos. Sin embargo, el riñón juega un papel importante en la excreción de los desechos, producto del metabolismo de los alimentos.

Una vez que los alimentos son digeridos por el sistema digestivo y absorbidos y transportados hacia el sistema circulatorio para ser utilizados por las células, se generan productos de desecho que son eliminados del organismo gracias al sistema renal.

Estas sustancias son eliminadas mediante la formación de la orina, cuyos principales componentes son: agua, urea, ácido úrico, creatinina y productos finales del metabolismo de la hemoglobina y metabolitos de hormonas.

Para realizar la función excretora, el sistema renal cuenta con una serie de estructuras (Fig. 11) que cumplen funciones específicas:

  • Riñones: Órganos secretores donde se elabora la orina.
  • Uréteres: Conductos colectores que recogen la orina a la salida del riñón.
  • Vejiga: Órgano receptor de la orina.
  • Uretra: Conducto secretor que vierte la orina al exterior.

El órgano encargado de la formación de la orina es el riñón. A continuación presentaremos la estructura interna de este órgano y los principales eventos que permiten la formación de la orina.

En el riñón podemos distinguir tres segmentos (Fig. 12): corteza, médula y pelvis renal. La médula y la corteza están formadas por nefrones, que son una unidad funcional de los riñones que permite la formación de la orina. La pelvis corresponde a un segmento expandido del uréter y que recibe la orina ya formada.

Debido a que los desechos deben ser retirados de la sangre, un aspecto importante de la función renal es su asociación al sistema circulatorio. Por medio de la arteria renal, que se ramifica en pequeños capilares, la sangre entra al riñón para ser purificada y luego retorna al sistema circulatorio por medio de la vena renal

Fisiología

¿Cómo ocurre el proceso de excreción? El riñón realiza sus funciones mediante varios mecanismos: filtración glomerular, reabsorción tubular, secreción y excreción a través de la orina.

Recordemos que es el elemento vascular (arteriolas aferentes y eferentes, que entran y salen al glomérulo, respectivamente) el que se encarga de llevar los desechos y otros materiales a los túbulos para su excreción, regresar los materiales reabsorbidos por el riñón o ahí sintetizados a la circulación sistémica y llevar el oxígeno y otros substratos metabólicos a la nefrona.

a) Filtración glomerular

El proceso de excreción comienza en el corpúsculo renal (Fig.14), el cual está formado por capilares sanguíneos y por la cápsula de Bowman. El glomérulo, formado por una red capilar porosa, actúa como un filtro del plasma. La separación se basa en la estructura molecular (tamaño, carga eléctrica neta y forma).

Mediante este proceso se forma el ultrafiltrado de plasma sanguíneo, que se produce por el paso de plasma, sin elementos celulares y básicamente carente de proteínas, desde el interior de los capilares glomerulares hacia el espacio de la cápsula de Bowman (filtra agua, iones, sales y moléculas orgánicas como glucosa). Los glomérulos pueden filtrar 125ml/min. Esto equivale, aproximadamente, a 180 litros diarios.

b) Reabsorción tubular

Si en los glomérulos se filtran 180 litros diarios, se deduce que debe haber reabsorción, pues evidentemente no se eliminan 180 litros diarios de orina. La reabsorción se produce en todo el sistema tubular del nefrón (túbulo proximal, asa de Henle y túbulo distal), pero es más activa en el túbulo proximal. La reabsorción tubular permite conservar sustancias importantes para el organismo, como el agua, glucosa, aminoácidos, vitaminas, etc., pasando a la sangre nuevamente. También se produce la absorción de importantes iones como el Na+ y Cl-. Además, la reabsorción es capaz de adaptarse a las necesidades del momento, es decir, participa en la homeostasis del medio interno.

c) Secreción

La secreción de sustancias al líquido tubular sirve para eliminar del organismo diversos iones o sustancias químicas como antibióticos.

d) Excreción de la orina

Una vez ocurridos los procesos anteriores, la orina, compuesta principalmente de urea, amonio, sodio, potasio, cloro, calcio, magnesio, entre otros iones, llega a los túbulos colectores para su excreción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada